Cuello granate



Buenos días tejedoras

Ando desaparecida últimamente pero entre las clases y el trabajo no doy abasto pero eso si mis agujas siguen dale que te pego haciendo cosas nuevas y aprendiendo nuevos puntos poco a poco.

Hoy quería enseñaros un encargo que realice en marzo así... Se trata de un cuello de lana en color granate. Utilice un punto sencillo pero elegante. Que sirviera para ponerlo de un lado u otro. El punto fue punto maíz.

    PUNTO MAÍZ
1ªV: Punto liso del derecho.
2ªV: 1PD, 1PR
3ªV: Punto liso del derecho.
4ªV: 1PD, 1PR





Quedó un cuello precioso y creo que tanto la persona que me lo encargo como su destinataria final quedaron encantadas.

Y vosotras.... ¿ qué estáis tejiendo?

Seguir tejiendo vuestros sueños

Un beso

Cuello granate



Buenos días tejedoras

Ando desaparecida últimamente pero entre las clases y el trabajo no doy abasto pero eso si mis agujas siguen dale que te pego haciendo cosas nuevas y aprendiendo nuevos puntos poco a poco.

Hoy quería enseñaros un encargo que realice en marzo así... Se trata de un cuello de lana en color granate. Utilice un punto sencillo pero elegante. Que sirviera para ponerlo de un lado u otro. El punto fue punto maíz.

    PUNTO MAÍZ
1ªV: Punto liso del derecho.
2ªV: 1PD, 1PR
3ªV: Punto liso del derecho.
4ªV: 1PD, 1PR





Quedó un cuello precioso y creo que tanto la persona que me lo encargo como su destinataria final quedaron encantadas.

Y vosotras.... ¿ qué estáis tejiendo?

Seguir tejiendo vuestros sueños

Un beso

Mi aventura con el ganchillo



Buenas y soleadas tardes tejedoras :)

Hacia mucho tiempo que no compartía mis avances en el blog y es que he estado tan liada con nuevos proyectos que no he tenido ni 5 minutos para sentarme a escribir.

Este nuevo proyecto en el que me he metido ha sido el ganchillo. Tenia muchas ganas de empezar y aunque pensé que iba a ser muy torpe, que no me iba a gusta y me iba a salir un churro no se me ha ido dando nada mal.

Aunque hace unos años fueron las vecinas de mi pueblo las que me enseñaron ha hacer las cadenetas, el punto bajo y punto medio lo tenia muy olvidado ya que me gustaron mas las dos agujas y lo deje un poco aparcado. Mi objetivo al empezar hacer ganchillo es poder continuar una manta que mi abuela no pudo acabar y que yo me quede con mil ganas de que me hubiera enseñado. Ahora con el trozo que ella dejo empezado se que la acabare y será algo muy especial porque tendrá un pedacito de ella y de mi.

Como toda principiante, empecé haciendo un granny y aunque me invente el patrón (muy habitual en mi) no salió nada mal. Pero un grano se me quedaba pequeño así que mi cabeza empiezo a maquinar y empecé a buscar muchos patrones bonitos que quería empezar y terminar rápidamente.

 
Para mi primera labor opte por un patrón súper chulo y súper fácil de Lanukas. Me anime ha ganchillear un conejo bípedo. El patrón es sencillo y muy rápido de tejer. La verdad que solo me llevó unas cuantas horas. 
Como era mi primera labor, opte por hacerlo a lo grande y con aguja gordita (mi perdición jajaja cuanto más gordita sea la aguja mejor y más rápido jjiji). Así que cogí mi aguja del 5 y unos bonitos colores de Drops París y en un abrir y cerrar de ojos tenía en mis manos a mi conejo bípedo llamado MAX. Podéis encontrar el patrón aquí Lanukas.





                         
 
Me gusto tanto el patrón que aprovechando unos ovillos de algodón que compre el año pasado en Sostrene Grene me lance ha hacer otro conejo bípedo, pero esta vez mucho más pequeño. Este conejito sabía que en cuanto mi ahijada lo viera iba a ser suyo así que desde que lo empecé a tejer pensé en ella y como jugaría con el. Así que mezclando el morado y amarillo nació Carol. Y Carol fue tan viajera que se vino hasta Granada para poder disfrutar de la Alhambra.



                   

                                                        




Ya veis que con cambiar el tipo de aguja y de algodón podemos tener dos tamaños distintos de un mismo patrón.


La verdad que en ganchillo me ha gustado mas de lo que me esperaba, así que esto es tan solo el principio de todas las cosas que tengo en mente, aunque seguir siendo fiel a mis dos agujas.

Y vosotras... ¿sois más de ganchillo o de calceta?

Seguir tejiendo vuestros sueños.


Un beso

Image and video hosting by TinyPic

Mi aventura con el ganchillo



Buenas y soleadas tardes tejedoras :)

Hacia mucho tiempo que no compartía mis avances en el blog y es que he estado tan liada con nuevos proyectos que no he tenido ni 5 minutos para sentarme a escribir.

Este nuevo proyecto en el que me he metido ha sido el ganchillo. Tenia muchas ganas de empezar y aunque pensé que iba a ser muy torpe, que no me iba a gusta y me iba a salir un churro no se me ha ido dando nada mal.

Aunque hace unos años fueron las vecinas de mi pueblo las que me enseñaron ha hacer las cadenetas, el punto bajo y punto medio lo tenia muy olvidado ya que me gustaron mas las dos agujas y lo deje un poco aparcado. Mi objetivo al empezar hacer ganchillo es poder continuar una manta que mi abuela no pudo acabar y que yo me quede con mil ganas de que me hubiera enseñado. Ahora con el trozo que ella dejo empezado se que la acabare y será algo muy especial porque tendrá un pedacito de ella y de mi.

Como toda principiante, empecé haciendo un granny y aunque me invente el patrón (muy habitual en mi) no salió nada mal. Pero un grano se me quedaba pequeño así que mi cabeza empiezo a maquinar y empecé a buscar muchos patrones bonitos que quería empezar y terminar rápidamente.

 
Para mi primera labor opte por un patrón súper chulo y súper fácil de Lanukas. Me anime ha ganchillear un conejo bípedo. El patrón es sencillo y muy rápido de tejer. La verdad que solo me llevó unas cuantas horas. 
Como era mi primera labor, opte por hacerlo a lo grande y con aguja gordita (mi perdición jajaja cuanto más gordita sea la aguja mejor y más rápido jjiji). Así que cogí mi aguja del 5 y unos bonitos colores de Drops París y en un abrir y cerrar de ojos tenía en mis manos a mi conejo bípedo llamado MAX. Podéis encontrar el patrón aquí Lanukas.





                         
 
Me gusto tanto el patrón que aprovechando unos ovillos de algodón que compre el año pasado en Sostrene Grene me lance ha hacer otro conejo bípedo, pero esta vez mucho más pequeño. Este conejito sabía que en cuanto mi ahijada lo viera iba a ser suyo así que desde que lo empecé a tejer pensé en ella y como jugaría con el. Así que mezclando el morado y amarillo nació Carol. Y Carol fue tan viajera que se vino hasta Granada para poder disfrutar de la Alhambra.



                   

                                                        




Ya veis que con cambiar el tipo de aguja y de algodón podemos tener dos tamaños distintos de un mismo patrón.


La verdad que en ganchillo me ha gustado mas de lo que me esperaba, así que esto es tan solo el principio de todas las cosas que tengo en mente, aunque seguir siendo fiel a mis dos agujas.

Y vosotras... ¿sois más de ganchillo o de calceta?

Seguir tejiendo vuestros sueños.


Un beso

Image and video hosting by TinyPic